Opinión - Opinión

En las últimas horas se supo que el Tribunal de Penas de la OFI sancionó a la Liga Minuana de Fútbol de Lavalleja con 25 Unidades Reajustables, por supuestas provocaciones de parciales minuanos en la 2ª Final del Interior en el Estadio "Matías González" de Artigas.

Este organismo de la Organización de Fútbol del Interior también sancionó por idéntico motivo a la Liga de Fútbol de Artigas, aunque a esta la multó con 35 Unidades Reajustables.
De acuerdo a lo que trascendió esta semana, los veedores de dicho partido entre Artigas y Lavalleja, que culminó con la coronación de los serranos, observaron y denunciaron malos comportamientos de ambas parcialidades. Por ello les cupo esta sanción.
Ahora estas ligas tienen un plazo de un mes para abonar la sanción económica en Tesorería de la OFI. De acuerdo a los cálculos la Liga Minuana deberá pagar algo así como $ 10.500.

¡NO TIENEN VERGÜENZA!
Cuando nos enteramos de esta sanción que recayó sobre las ligas de Lavalleja y Artigas, sanción económica impulsada por la Organización de Fútbol del Interior, realmente nos causó asombro e indignación.
Parece mentira que la OFI, que tuvo una nefasta organización en la pasada 6ª Copa Nacional de Selecciones del Interior, ahora -casi 4 meses después- venga a querer cobrarle a la Liga de Artigas y a la Liga Minuana, cuando tanto ellas, como las ligas de San José, Durazno y Paso de los Toros, se vieron tremendamente perjudicadas por los errores constantes de la propia OFI durante el transcurso del certamen, que no hizo más que entorpecer el correcto desenlace del campeonato.
Claro... OFI ya ha demostrado en reiteradas ocasiones que es una entidad con un decidido afán recaudador, y en esta oportunidad ha sido coherente con ello, y quiere engrosar su caja sea como sea.
¡Qué falta de autocrítica tiene la Organización de Fútbol del Interior!, que nunca asumió los yerros espantosos que cometió, pero que además nunca resarció económicamente a ligas que sufrieron graves perjuicios en este sentido por las idas y vueltas de la propia OFI, que dejó mucho que desear en el pasado torneo del Interior.
Una actitud como esta era lo que faltaba para entender que está todo al revés, y que con gente así en las esferas directrices quienes se perjudican no son precisamente ellos, aunque hagan todo mal.

Sebastián Pastorino